En esta web cocinamos y comemos COOKIES para mejorar tu experiencia de navegación. Si quieres más información haz clic en nuestra política de cookies.
Para ocultar este mensaje haz click en:

La boda de Marian y Arturo

Una boda mitad maña y mitad pamplonica


Marian y Arturo vinieron a vernos con muy poco tiempo para su boda y con muchos nervios ya que habían tenido algunos problemas con diferentes proveedores y no sabían muy bien qué esperar de nosotros.

Querían decorar su ceremonia civil, pero no querían flores, ni globos, ni nada parecido.

Marian es de aquí, de Zaragoza, y Arturo de Pamplona. Los dos viven en Pamplona, así que organizar una boda aquí todavía era más estresante de lo normal.

Después de estudiar lo que podíamos hacer propuesimos "marcar" unas sillas con cachirulos y otras con pañuelos rojos. Así cada invitado sabía donde podía sentarse. Hicimos un cartelito jugando con elementos de su invitación, un sello de postal con el cachirulo y el pañuelo, en el que les indicaba que podían elegir su asiento según de dónde eran.

También hicimos un photocall basándonos en el diseño de la invitación y creamos un tríptico. La parte central la utilizamos como fondo de la ceremonia civil. Las otras dos partes las utilizamos para dar la bienvenida al cóctel a los invitados y para colocar el seating plan.

Una vez comenzado el banquete nos encargamos de colocar las 3 piezas juntas para utilizarlo como photocall.

Como detalles para los invitados los novios querían dar unos regalos solidarios, narices de payaso de Fundación Theodora y lazos de Fundación Josep Carreras. Así que nos pidieron que diseñáramos unos carteles y que los colocásemos en el cóctel para que cada invitado cogiera su regalo. Para los lazos hicimos unas tarjetitas personalizadas y pegamos cada lazo en su tarjeta.

Un montón de detalles personales y geniales.

La opinión de los novios
Un día Inolvidable y, en parte, ¡gracias a Fulanito & Menganita! La verdad es que no se lo pusimos fácil, por un lado no vivimos en Zaragoza y, por otro, cuando fuimos a ver a Claudia teníamos ya la idea preconcebida de lo que queríamos, y claro, esto no es tan sencillo como partir de cero para empezar a planificar la decoración de la boda.

Cuando lo vimos todo, superó nuestras expectativas en un 200%, la decoración de la sala fue perfecta, chulísima. El sitting quedó precioso (sobre el piano se lució un montón) ¡y el photocall, genial!

En cuanto a Claudia, qué decir, a cualquier hora disponible ya fuera por correo, teléfono, incluso nos hizo el favor de quedar a unas horas un poco raras entendiendo que viviendo fuera no podíamos hacer otra cosa. Conclusión: Si queréis organizar vuestra boda, contad con ellos.
Marian Marcilla
Valoración: 5 sobre 5